El 2015, la inmigración y la responsabilidad

Leí con dolor varias historias de las madres que cruzan la frontera de México con Estados Unidos con sus hijos pequeños. Lo hacen en busca de una vida mejor, huyendo de la narcoviolencia y de precarias situaciones económicas que se viven en sus países de origen. Buscando el pan de cada día para que sus pequeños no mueran de desnutrición, algunas viudas, otras madres solteras, otras separadas.

Todas madres. Según cifras de la Administración de Niños y Familias del Departamento de Salud y Servicios Humanos, y con datos que se obtienen al medir los albergues, cada día cruzan menos niños solos. Pero con sus padres cruzan muchos. Sin embargo, las cifras continúan siendo impresionantes.

En un lapso de dos meses, octubre y noviembre del 2014, según el Departamento de Seguridad Nacional, la Patrulla Fronteriza detuvo a 4,575 familias en la frontera sur de Estados Unidos y a 5,143 menores no acompañados.

Muchas de las madres son dejadas en libertad condicional y les ponen un grillete en el pie para que se reporten a las autoridades migratorias. Algunas vienen embarazadas, otras con niños de brazos, un riesgo enorme si tenemos en cuenta que al ir a un centro de detención podrían ser separadas de sus hijos. El grillete es una medida controvertida para algunos que piensan que no deberían tener ese trato especial; sin embargo, según un informe de la agencia EFE, y en entrevista con un portavoz de la patrulla, el grillete descongestiona los centros de detención mientras que el peso de la justicia cae sobre estos inmigrantes indocumentados.

al-alza-ninos-migrantes-680x3301
El alivio migratorio que ha sacado el presidente Barack Obama como orden ejecutiva aliviará a muchos, pero las deportaciones por la misma manera en la que opera el sistema de detención y de inmigración en Estados Unidos, no paran. Además, muchas agencias funcionan de manera independiente en los estados donde la policía como fuerza pública también arresta y procesa a inmigrantes (aunque en muchos no sea ni siquiera legal).

Las cifras de las heroínas que se arriesgan a cruzar la frontera, o de los héroes que se montan en una balsa buscando libertad, o compran un tiquete one way no merma. Otra clara muestra más de que el sistema de inmigración de Estados Unidos continúa quebrantado, y de que después de la mejora económica por la que atraviesa el país, continuará recibiendo inmigrantes ilegales en busca de libertad.

Por esto, y por las vidas de los que se arriesgan a venir, y el futuro de los que ya están aquí, el 2015 debe ser el año de la reforma del sistema migratorio del país. El Congreso lo debe tener como prioridad. Por responsabilidad, ante todo. No por política electoral.

Nota a mis lectores: Que el 2015 llegue para todos ustedes lleno de abundancia de amor, salud y felicidad… y claro está: trabajo. Mis mejores deseos.

One thought on “El 2015, la inmigración y la responsabilidad

Comments are closed.