Image

Un 79 por ciento de los estadounidenses piensan que la desigualdad económica es un problema. Esto de acuerdo a una encuesta publicada hace unos días por el Harris Poll/ Nielsen*. En Estados Unidos pensar en la desigualdad era un tabú. Probablemente por lo difícil que es comparar lo que significa desigualdad en Latinoamérica y otros lugares del mundo en vía de desarrollo con lo Estados Unidos, un país que ha logrado tanto en materia de igualdad social.

Una de las que empezó hace varios unos años a exponer el problema fue Arianna Huffington, con el solo título de uno de sus libros Third World America (La América del tercer mundo), porque aunque el contenido del libro es debatible, el título expone la verdad de algunos estadounidenses. Una América tercermundista es lo que no queremos en Estados Unidos llegar a ser bajo ninguna circunstancia, porque sencillamente no fue el propósito de nuestros fundadores dejar y tenemos los recursos económicos y sociales para nunca llegar a serlo. Aquí, todos somos iguales. O al menos eso creíamos hasta que comenzó la crisis económica hace unos años, y elegimos al primer presidente negro de Estados Unidos. Porque lamentablemente Barack Obama ha sido víctima de todos los ataques habidos y por haber de discriminación de parte de muchos. Y más allá de las opiniones buenas y malas de su gestión como presidente, Barack Obama ha sido víctima del racismo.

Pero más allá de eso, y de las opiniones relativas que existen del tema, ¿por qué si existen los recursos en Estados Unidos, la desigualdad económica se mantiene invariable en los últimos años? Vemos estudios que aseguran que la clase media de Estados Unidos ya no es la más rica del mundo, y que la pobreza sigue creciendo y que la riqueza está en manos de muy pocos. Pero esos ricos sí logran hacerse más ricos. Así lo asegura un informe del New York Times publicado esta semana, basado en numerosas cifras internacionales. Estados Unidos continúa siendo una potencia económica, y los ricos siguen ganando montones y creciendo, pero la clase media sufre. Que los ricos puedan ganar más es excelente, generan empleos e industrias, pero que la pujante clase media se esté deteriorando, es preocupante.

Los pobres en Estados Unidos ganan menos que los pobres de Europa, asegura el informe, y en Canadá, por ejemplo, la clase media se encuentra mejor posicionada que la nuestra. La base de una sociedad justa es la clase media; si se deteriora, se abre un abismo entre los ricos y los pobres que es lo que mantiene a los países de Latinoamérica en constante conflicto económico. El sube y baja, a veces mejor, a veces peor.

Volviendo a la encuesta hecha por el Harris Poll, 7 de 10 demócratas le llaman a la desigualdad un problema, mientras que tan solo un tercio de los republicanos lo ven así. Verdades relativas, no hay verdad absoluta. Pero en general, y este es el factor más importante a mirar, la mayoría de los americanos consideran, según esta encuesta, que la desigualdad en Estados Unidos se ha convertido en un problema económico y social. Mucho ojo, hacia delante, para atrás ni para coger impulso.

* http://www.harrisinteractive.com/NewsRoom/HarrisPolls/tabid/447/ctl/ReadCustom%20Default/mid/1508/ArticleId/1417/Default.aspx