Según la RAE, un mandato es una orden o precepto que el superior da a los súbditos. A Mitt Romney le gustan los mandatos, y esto no lo digo yo, lo dijo el propio Romney en un debate de una primaria republicana del 2008. Aquí les paso el enlace para que lo vean en su ordenador con sus propios ojos: http://www.youtube.com/watch?v=1dSy9G_4_Uk, contradiciendo su lema de campaña del 2012.

Es el mismo que quiere abolir el “Obamacare” primero por ser un “mandato” y segundo por ser un impuesto, y ahora por ser una multa… ¿O un impuesto? Ni Mitt Romney ni su campaña saben como pintárselo a la gente para que se vea negativo. Es más, el diario conservador Wall Street Journal, en un editorial de esta semana, dijo que la campaña de Romney es “políticamente tonta” porque no ha sabido cómo responderle a la constitucionalidad de la reforma de salud para quedar bien con los conservadores.

Durante el debate que mencioné, Romney defendió su posición sobre el mayor éxito que tuvo cuando fue gobernador de Massachusetts: haber implementado una reforma de salud en ese estado, que tiene un mandato de comprar seguro médico. Y que de no comprarlo, las personas pagan una multa (dígase multa o impuesto) que es declarado y pagado en la planilla de impuestos a final del año. Una reforma efectiva que le da seguro médico al 98% de la población del estado. Es más, Romney dijo algo sumamente claro en ese mismo debate, que los contribuyentes no tienen por qué pagar por la irresponsabilidad de las personas que teniendo los fondos para pagar seguro médico no lo hacen y se lo dejan al gobierno.

Entonces, ¿por qué Romney no se arma de honestidad y dice la verdad de lo que piensa? Porque de esa manera probablemente no habría sido el candidato de los conservadores. Su presunta enorme experiencia económica en una compañía llamada Bain (de la cual cuando habla también se le mezclan las fechas y las contradicciones) no le hubiera alcanzado para ser el candidato.

La realidad es que algunos políticos de este país y algunas empresas están desesperadas por sacar a Barack Obama del poder, y no porque Obama haya sido de izquierda, porque en la mayoría de los temas (por ejemplo en seguridad nacional y economía) Obama ha presidido con políticas de centro, sino más bien porque se les está acabando la fiesta de corrupción con la que lucran a costa de la clase media y el negocio que hay entre dichas empresas y dichos políticos. Pero parece ser que Romney les está fallando. Más aún, a los conservadores que no quieren que el gobierno se entrometa en su forma de vida, les aconsejo mucho ojo, señores, mucho ojo porque: “A mí me gustan los mandatos… los mandatos funcionan… Si puedes pagar seguro médico, debes pagarlo”, ha dicho Romney, y está grabado.