Obama Lento Pero Seguro/ Nuevo Herald columna domingo

 El presidente Barack Obama ha ido lento pero seguro. La General  Motors, empresa emblemática estadounidense, acaba de anunciar la creación de  3,200 nuevos empleos y continúa su recuperación después de una bancarrota en  julio del 2009. La economía, aunque sigue con una alta tasa de desempleo del 9%,  genera empleos mensualmente. Osama Bin Laden ha sido eliminado del planeta.  Lento pero seguro ha ido su mandato, recordemos, porque a veces a alguno se le  olvida, que tomó el país con un déficit heredado del gobierno de George W. Bush  de 1.3 billones de dólares, el más grande en la historia de la nación.

En política exterior el presidente Obama ha tenido éxito en asegurar las  fronteras; ha dado pasos hacia un apoyo de apertura a Cuba que si bien es  controversial ha probado beneficiar a algunos sectores de la población cubana y  del exilio; ha mejorado la visión de Estados Unidos en el mundo; se ha enfocado  un poco más en Latinoamérica expresando abiertamente su apoyo a los tratados de  libre comercio con Panamá y Colombia, y ha visitado Chile y Brasil.  Inteligentemente ha llamado a Chile su aliado en la región. Su posición con  Afganistán ahora está mucho más definida; Irak es historia y actualmente, la  lucha contra el terrorismo bajo su mando continúa con un éxito sin precedentes  después de la impecable operación de captura de Bin Laden.

Su visita a Nueva York en el momento preciso con las manos llenas, fue  exacta. Bastaba ver las caras de los bomberos, los policías, las familias, y el  mismo ex alcalde Rudy Giuliani, que lo miraba con admiración y brillo en los  ojos. En política interna ha reducido los impuestos a las pequeñas empresas para  fomentar la economía e impulsar a la empresa familiar, que es la esperanza de  muchos desempleados que quedaron sin trabajo en la era de George W. Bush, cuando  las grandes empresas hicieron lo que les dio la gana, y ha dado estímulos  individuales para los impuestos de la clase media. Hoy hay una ley de salud que  ya permite que nuestros niños estén asegurados y que los enfermos tengan  cobertura. No olvidemos que en Estados Unidos, bajo el gobierno de Bush, había  más de 50 millones de personas sin cobertura médica y que en el 2012, si todo  sale como está planeado en Washington, y los republicanos no ganan su batalla de  revocar la ley, esta cifra deberá reducirse notablemente.

Con una reciente visita a El Paso, Texas, el Presidente ha vuelto a  poner sus ojos en la inmigración, un tema que por motivos de la agenda no había  podido atender en los primeros dos años de su mandato. Y casualmente, igual que  con la ley de salud, el gran desafío en este tema han sido los republicanos.  Bien me dijo el senador demócrata Bill Nelson por la Florida en una entrevista,  que nunca antes un presidente había recibido tanto negativismo de parte del  partido al que no pertenece. Atribuyámoslo al momento político que vive la  nación, a la crisis económica que desafortunadamente da nacimiento al odio, al  racismo y a la intolerancia en uno de los países más desarrollados del mundo.

Precisamente el reto de Barack Obama es seguir tratando diplomáticamente de  reducir el enorme vacío que existe en este momento entre los dos partidos y  mover la nación hacia un centro necesario. Es como continuar indicándonos que  todos los extremos son malos y que hay que llegar a concesiones bipartidistas y  balances justos para el pueblo. Ojalá la próxima vez que el presidente Obama  visite El Paso vaya como fue a Nueva York, con las manos llenas. Pero esto hoy  depende, en parte, del Partido Republicano. Una reforma migratoria fomentará la  economía, dará educación a millones de jóvenes indocumentados y acabará con las  leyes absurdas antiinmigrantes de varios estados, y con las fronteras más  seguras será un gran comienzo desde cero.

Bien ha dicho Obama que somos una nación de inmigrantes. Una política lenta  pero segura de un hijo de inmigrantes que hasta tuvo que mostrar su certificado  de nacimiento por un extremismo absurdo. Muy merecidamente hoy el 60% de la  población está con Obama.

twitter@SabinaCovo

Read more: http://www.elnuevoherald.com/2011/05/15/940919/sabina-covo-lento-pero-seguro.html#ixzz1MQndz8NF

One thought on “Obama Lento Pero Seguro/ Nuevo Herald columna domingo

  1. Justo says:

    Sabina, la principal labor de un periodista es ser crítico con las personas que ejercen el poder independientemente de tu afinidad política. Este artículo está cargado de inexactitudes y pareciera haber salido del “campaign headquarter” del presidente Obama. Como latino, me da mucha pena que no aproveches el privilegio que tienes al poder escribir en un medio tan importante como el Herald para criticar el hecho de que los demócratas tuvieron todo el poder durante DOS años y no hicieron NADA por pasar una reforma migratoria seria. Ahora que viene la reelección nos buscan y cortejan nuevamente? A mi solo me engañan una vez. Bush tuvo muchos errores pero dejó de ser el presidente hace mucho tiempo. Echarle la culpa de todo ya es un poco ridículo.

Comments are closed.